Expertos confirman los resultados y seguridad de la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo con la implantación de lentes ICL

Noticias > Expertos confirman los resultados y seguridad de la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo con la implantación de lentes ICL

Expertos confirman los resultados y seguridad de la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo con la implantación de lentes ICL

2016 10 12 El Dr. Poyales durante su intervención en el encuentro informativo con motivo del Día Mundial de la Visión

Innova Ocular - 12-10-2016

MAÑANA SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DE LA VISIÓN

Más de la mitad de los españoles usa algún sistema de corrección de su visión y en nuestro país se efectúan unas 105.000 operaciones de cirugía refractiva cada año, siendo un 7 por ciento de ellas para implantar una ICL; un porcentaje en alza avalado por las características de esta técnica: poco agresiva, reversible, respetuosa con el tejido natural del ojo, segura y “espectacular en cuanto a resultados” de calidad visual

Miércoles, 12 de octubre de 2016 (Madrid) – “La incidencia de la miopía está aumentando de forma clara”. Así lo afirmó ayer el Dr. Francisco Poyales, director médico de Innova Ocular IOA Madrid, en un desayuno informativo organizado por Staar Surgical, líder en el mercado de implante de lentes ICL, con motivo del Día Mundial de la Visión, que se celebra mañana en todo el mundo para llamar la atención sobre la ceguera y la discapacidad visual, y que en la edición de este año tiene como lema “Juntos somos más fuertes”.

En concreto, según los datos de la Academia Americana de Oftalmología aportados en este encuentro, si en el año 2000 un 22,9 por ciento de la población mundial padecía este trastorno, en 2015 el porcentaje ya superaba el 32 por ciento, y en 2050 rozará la mitad de los habitantes del planeta.

En España, este trastorno visual afecta a casi 11,5 millones de personas (el 24,57 por ciento), de las que un 6,46 por ciento padece únicamente miopía, mientras que el 5,46 por ciento la sufre combinada con el astigmatismo y un 12,65 por ciento, con la presbicia. Respecto a la hipermetropía, tiene incidencia en el 18,43 por ciento de la población española (más de 8,5 millones de personas), sufriéndola el 2,35 por ciento de ellos de forma exclusiva y un 2,25 y un 13,83 por ciento de forma conjunta con astigmatismo y presbicia, respectivamente.

Más de 25 millones de españoles usan algún sistema de corrección de su visión
En consecuencia, en nuestro país, 25 millones de personas, más de la mitad de la población (un 53,4 por ciento), utiliza algún sistema de corrección de su visión, gafas, lentes de contacto, o ambos, para compensar sus defectos de graduación, según la información actualizada de la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (Fedao).

A tenor de estos datos de prevalencia -sobre cuyas causas no hay consenso en el entorno científico, perfilándose factores genéticos y ambientales que, “no está nada claro que estén relacionadas al uso de nuevas tecnologías, aunque en el caso de la miopía, sí al tiempo que se pasa al aire libre y en contacto con la luz natural”, en palabras del Dr. Poyales-, se entiende que cada año se efectúen casi cuatro millones de operaciones de cirugía refractiva en todo el mundo, y unas 105.000 sólo en España.

A nivel mundial, la mayoría de estos procedimientos se hacen con tecnología láser (lasik), pero cada vez más personas optan por un implante de lentes intraoculares o ICL (implantable collamer lens), de forma que en la última década el número de cirugías refractivas con este sistema se ha multiplicado por cuatro, pasando de poco más de 20.000 en 2006 a casi 90.000 en 2015 en todo el mundo, donde cada seis minutos se implanta una lente ICL.

Una situación que se extrapola a España, ya que si bien actualmente sólo siete de cada cien intervenciones de cirugía refractiva son para implantar una ICL, esta opción ha crecido sustancialmente, un 47 por ciento, desde el año 2012, de forma que a día de hoy, de las más de 600.000 lentes que ya se han implantado en todo el planeta, más de 60.000 corresponden a España.

Ventajas de la ICL
Esta técnica, “mucho menos agresiva que el láser”, según explicó el director médico de Innova Ocular IOA Madrid, reversible (si varía la graduación del paciente, se pueden sustituir por otras), respetuosa con el tejido natural del ojo (preservan la córnea, sin modificarla), de elevada seguridad, con mínimos riesgos durante la cirugía, y que proporciona una calidad visual mucho mayor, consiste en la implantación de una lente intraocular fabricada con colámero, material muy avanzado tecnológicamente y totalmente compatible con el organismo, para corregir los problemas de miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Su implantación implica una intervención de menos de quince minutos por cada ojo, de forma ambulatoria y con anestesia local, y la recuperación es prácticamente inmediata, sin causar el denominado síndrome de ojo seco, que sufre alrededor del 40 por ciento de los pacientes operados con láser.

“La ICL es espectacular en cuanto a resultados; con ella se ve bien, bien de verdad, de noche, haciendo deporte y en cualquier circunstancia y entorno”, insistió el Dr. Poyales, matizando, no obstante, que “no todos los cirujanos pueden operar con esta técnica”, ya que requiere mayor experiencia y determinados hábitos quirúrgicos, además de instalaciones específicas, ni “todos los pacientes son operables con ICL”, ya que los criterios de indicación incluyen requisitos como tener una graduación estable y unas dimensiones mínimas de la cámara del ojo para poder realizar la intervención, y siempre a criterio de un especialista.

Tal y como recordaron los organizadores del encuentro, en el que también participó la Dra. Ananda Castaño, oftalmóloga en la Clínica Castilla y el Hospital de Getafe; Gemma Manso, Marketing Manager de STAAR Surgical Ibérica; y Borja López, un paciente operado por el Dr. Poyales con ICL que confirmó desde su experiencia personal los datos ofrecidos por los especialistas, no hay una edad estipulada para someterse a un implante de lentes ICL, pero suele estar indicado para adultos de entre 21 y 45 años, habiendo cierto consenso en España en esperar a edades superiores a los 25 años para asegurarse de que el paciente tiene la graduación estabilizada.

Las lentes ICL corrigen los problemas de miopía en rangos de -0.5D a -18.0D, con o sin astigmatismo de hasta 6.0D, así como problemas de hipermetropía en rangos de +0.5D a +10.0D, con o sin astigmatismo de hasta 6.0D. Esta técnica permite por tanto poner fin a graduaciones mucho más elevadas que las recomendadas para tratar con el láser.

¿Necesitas información?

*Debe rellenar todos los datos SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

DIRECCIÓN Galileo 104, Madrid 28003

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 15:00 h.

Contáctanos
*Debe rellenar todos los datos Enviado Enviar
Solicita información

DIRECCIÓN Galileo 104, Madrid 28003

HORARIO De Lunes a Viernes, 09:00 h a 15:00 h.


Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible